Biden lidera los sondeos mientras Trump arrecia su campaña electoral - Radio libre viento sur vientosur videos

TITULARES

lunes, 2 de noviembre de 2020

Biden lidera los sondeos mientras Trump arrecia su campaña electoral




La ventaja de Biden a nivel nacional se ha mantenido relativamente estable en los últimos meses, en medio de preocupaciones de los votantes por la pandemia de coronavirus. En la última encuesta de Reuters/Ipsos, realizada del 27 al 29 de octubre, marcha por delante con el 51%, contra el 43%.

No obstante, Trump está todavía cerca en suficientes estados indecisos como para lograr los 270 votos en el Colegio Electoral necesarios para ganar un segundo mandato. Las encuestas de Reuters/Ipsos muestran que la carrera sigue ajustada en Florida, Carolina del Norte y Arizona.

Trump también está a la zaga por cinco puntos en Pensilvania y nueve puntos en Michigan y Wisconsin, otros tres estados «bisagra» que ayudaron a darle una victoria en el Colegio Electoral en 2016 sobre la demócrata Hillary Clinton, quien ganó el voto popular.

Sin embargo, incluso sin Michigan y Wisconsin, Trump puede volver a triunfar si mantiene todos los demás estados que ganó en 2016.

El déficit de Trump en los sondeos ha sido impulsado en parte por una erosión en el apoyo de dos grandes partes de su coalición ganadora de 2016, los blancos sin título universitario y la población de mayor edad, así como por la desaprobación pública de su manejo de la pandemia, que se ha convertido en el asunto dominante en la carrera.

Biden y Trump han adoptado enfoques completamente diferentes frente a la gestión del Covid-19, que ha acabado con la vida de más de 227.000 personas en Estados Unidos y ha costado millones de empleos. Trump ha minimizado repetidamente la amenaza y prometió que acabará pronto, mientras que Biden dijo que priorizará esfuerzos más estrictos para contenerla.

«¡Joe Biden quiere que el país quede bloqueado quizás durante años!», escribió hoy en Twitter Trump llevando el dilema salud-economía al centro de la campaña electoral.

Más de las tres cuartas partes de los adultos estadounidenses dicen estar personalmente preocupados por la crisis de salud, y casi el 60% desaprueba la respuesta de Trump a la pandemia, según las encuestas de Reuters/Ipsos.

Biden obtiene calificaciones más altas que Trump en su capacidad para manejar la pandemia, y alrededor del 30% de los estadounidenses dice que su voto se basará principalmente en su percepción de quién sería mejor para manejar la crisis.

Sin embargo, Trump todavía tiene una ligera ventaja sobre Biden respecto de quién manejaría mejor la economía.

De cualquier manera, Trump no ha podido eludir la culpa por la desaceleración económica y la pérdida de empleos causada por la pandemia. Casi la mitad de los votantes probables en tres de los estados más disputados -Florida, Pensilvania y Carolina del Norte- culpan de los continuos cierres de escuelas y empresas al «liderazgo deficiente y las decisiones políticas del presidente Trump».

La respuesta de Trump a la pandemia le ha restado apoyo entre los votantes de más edad, que corren el mayor riesgo de contraer el virus. Las encuestas muestran una ventaja de Biden de 4 puntos entre los votantes que tienen al menos 55 años, un grupo que Trump ganó por 14 puntos en 2016.

La ventaja de Trump con los blancos no universitarios, otro gran componente de su victoria en 2016, también se ha reducido. Las últimas encuestas muestran que Trump lidera en este sector en 18 puntos porcentuales, frente a los 30 puntos de 2016.

Mitines multitudinarios
Frente a las predicciones, el candidato republicano no baja los brazos e iniciará hoy una frenética recta final de su campaña con numerosos mítines, con la esperanza de que las multitudes que acuden a esas concentraciones equivalgan a más votos el martes.

El presidente realizará cinco mítines en cinco estados tan solo el domingo, y otros siete el lunes. Su ambición es mantener su retórica en público, aunque hay pocos indicios de que está ganando adeptos más allá de su base de incondicionales. Además de eso, los famosos rallies del gobernante se realizan con mucha gente sin mascarilla, lo que agrava el riesgo de un contagio masivo del coronavirus.

Aun así Trump, recordando su inesperada victoria en el 2016, considera su presencia y carisma como elemento indispensable para atraer a los votantes a las urnas y anhela repetir el sorpresivo fenómeno este año.

«Les pregunto, ¿hay algún lugar o momento mejor para estar que en un rally de Trump?» exhortó el gobernante el sábado en Butler, Pensilvania, arrancando estridentes aplausos y gritos.

Ya se han depositado más de 91 millones de sufragios, por lo que tanto Trump como su rival demócrata Joe Biden ya no tienen realmente tiempo de alterar la competencia sustancialmente. En lugar de ello, ambos están afianzando sus bases y asegurándose de que sus partidarios hayan votado o lo hagan en persona el martes.

Para Biden, eso implica tratar de entusiasmar a los votantes de raza negra que son parte indispensable de la coalición que está tratando de armar. El equipo de Biden está confiado en cuanto a su supremacía entre mujeres, gente de educación universitaria y residentes de suburbios.
Pero algunos líderes demócratas están preocupados por la posibilidad de que los afroamericanos no estén tan entusiasmados con Biden y no acudan a las urnas, lo que sería devastador para estados de inclinación indeterminada como Pensilvania o Michigan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También puede leer: