David Smolansky, prófugo de la justicia venezolana designado por Juan Guaidó como pseudo representante ante la Organización de Estados Americanos (OEA) «para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos» escribió en Twitter un mensaje navideño en el que pretendía solidarizarse con los migrantes venezolanos y con todos los compatriotas que atraviesan dificultades.

«A esta hora mis oraciones por los más de 5.4 millones de migrantes y refugiados venezolanos que están lejos de sus familiares; por los presos políticos; por tantos venezolanos que tienen una ausencia en el hogar por el COVID19 o la violencia. ¡Merecemos una nación libre!», reza el texto.

Lejos de suscitar solidaridades y respaldos, participantes de la tertulia en la referida red social la emprendieron contra él, acusándole de pretender lucrarse con las dificultades de los, según él, 5,4 millones de venezolanos que han abandonado el país y de ofrecer un discurso poco sincero y creíble, pues gracias a su condición de pseudofuncionario, goza de unos privilegios inimaginables para la mayor parte de sus connacionales, estén o no fuera del país.

Al respecto, el portal de investigación La Tabla escribió lo siguiente en su cuenta en Twitter: “Este par de tuits evidencian el objetivo de mantener bien posicionados los datos e historias de la migración venezolana como expresión global de la ‘crisis humanitaria compleja’. Cualquier ajuste en el número de migrantes equivale a millones de dólares. Saque cuentas”. 

Los usuarios @De_Libre_Pensar, @knoch2279 y @Billypadre le señalaron directamente que su trino respondía a un intento de obtener ganancias a costa de los 5,4 millones de migrantes, comparando su situación con «la crisis de Siria», por la cual, de acuerdo con Leopoldo López, los gobiernos de acogida reciben 300 dólares por refugiado, mientras que en el caso de los venezolanos, apenas recibirían 40.

Inclusive, @Billypadre se atrevió a sacar cuentas y precisó que López estaba hablando de 1.650 millones de dólares, que de conseguirlos, no quedaba claro a qué manos irían a parar.

De su lado, @WAULIS dijo que «la crisis humanitaria» era un gran negocio para él y lo tildó de «criminal», mientras que @DavidRo66441838 le cuestionó su falta de honestidad: «estar loco no es malo, ser hipócrita y mentiroso, sí», se lee en la imagen que compartió en su tuit y @verdadyvida2009 lo calificó como un «hablador de gamelote», perteneciente al «club de los exiliados dorados con privilegios».

«Merecemos una navidad idéntica a la que disfrutan y viven Leopoldo Lopez, Juan Guaidó, Vecchio, Pizarro, Borges, Allup, Capriles y muchos otros que han chupado de la miseria de esos 5,5 millones de migrantes y los que nos quedamos. Siga orando, siga orando…», ironizó @DhMaharaj.

En el mismo tono se expresó @fav0001, que señaló que casi lo hizo llorar con su mensaje, pero luego recordó que era «un comisionado de papel que no ha hecho nada por los venezolanos» y se le pasaba.

«Vergüenza de sistema que destruye y divide, aleja y mata. Malditos sean!», respondió @tereherrera53 y @ChevereSilva indicó que nunca había dicho mayor verdad: «MERECEMOS UNA NACIÓN LIBRE», aunque «LIBRE DE LAS RATAS (…) COMO USTEDES».

/La Iguana TV