“La Administración de Trump planea ejecutar a tres personas que están en el corredor de la muerte, culminando una ola de ejecuciones de seis meses sin precedentes”, informa este lunes el portal estadounidense Huffington Post mientras explica que las ejecuciones se realizarán hasta el 15 de enero, cinco días antes de que el líder republicano deje la Casa Blanca.

Lo impactante es, detalla el diario estadounidense, que los condenados incluyen a una mujer que padece una enfermedad mental no tratada en el momento de su delito, un hombre con una discapacidad mental que “lo hace inelegible para la ejecución” y un hombre que no apretó el gatillo en el asesinato por el que fue condenado.

Es más, dos de las personas en el corredor de la muerte, llamados Corey Johnson y Dustin Higgs, el pasado mes de diciembre dieron positivo al nuevo coronavirus, causante de la COVID-19 y todavía presentan síntomas, indica Huffington Post, para luego agregar que el daño pulmonar causado por la enfermedad hará que sus muertes por inyección letal sean aún más dolorosas, “Básicamente, los sumergirán hasta la muerte, los ahogarán”, ha dicho Shawn Nolan, uno de los abogados de Higgs.

El presidente saliente de EE.UU. se convertirá en el único mandatario en la historia en llevar a cabo ejecuciones federales durante el período del “pato cojo”.

Los informes de las autopsias muestran que el protocolo de ejecución en EE.UU., una inyección letal de pentobarbital, tortura mientras mata, incluso a personas sanas. Cuando se usa en ejecuciones, la droga a menudo causa una condición llamada edema pulmonar, donde el líquido ingresa a los pulmones en momentos en que la persona aún está consciente, creando una sensación dolorosa similar a la asfixia o el ahogamiento.

Esta orden de Trump sale la luz mientras, a raíz de los violentos disturbios de partidarios del aun presidente en el Capitolio de EE.UU., muchos líderes, senadores y congresistas de diferentes partidos políticos buscan una vía para la destitución inmediata del magnate.


Para supuestamente traer justicia a las víctimas de crímenes, Trump reactivó las ejecuciones federales en 2019, lo que ha generado una ola de críticas. Por su parte, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, se comprometió a trabajar para aprobar una legislación que elimine la pena capital a nivel federal.

/HispanTv