¿A quién no le gusta el pasticho? Estamos seguros que a los más peques de la casa les encanta este plato. Por eso hoy compartimos esta receta de pasticho de verduras con bechamel y pimiento rojo que preparó Karlos Arguiñano.

En cuanto a la bechamel, es importante tener en cuenta que cocinar con leche es una manera saludable de suplementar la dieta con vitaminas A, D y B, minerales y proteínas de calidad. Además, la leche es esencial en la dieta infantil para asegurar un óptimo crecimiento y desarrollo.

Ingredientes (4 personas):

- 12 láminas de lpasticho
- 200 g de habitas
- 1 calabacín
- 2 puerros
- 200 g de calabaza
- 1 pimiento rojo
- 1/2 l de leche
- 40 g de harina
- 50 g de queso gruyère
- aceite de oliva virgen extra
- sal
- pimienta
- perejil

Elaboración de la receta

Pon abundante agua a calentar. Sazónala y agrega las láminas de pasticho, Cuécelas durante 8-10 minutos. Retira y escúrrelas sobre un trapo limpio de cocina.

Pela el pimiento rojo, trocéalo y cocínalo en una sartén con un chorrito de aceite y una pizca de sal hasta que quede blando.

Por otro lado, pica los puerros finamente y ponlos a pochar en una tartera con aceite. Agrega las habitas y saltéalas. Pica la calabaza y el calabacín en daditos e incorpóralos. Sazona. Cocina todas las verduras durante 15 minutos.

Pon un poco de aceite en una cazuela. Agrega la harina y mezcla bien. Rehógala brevemente y vierte la leche poco a poco sin dejar de remover. Salpimiéntala y cocínala durante 5-6 minutos. Agrega el pimiento rojo y mezcla bien.

Para montar el pasticho, unta un recipiente apto para el horno con un poco de aceite. Cubre el recipiente con 4 láminas de lasaña, extiende la mitad de las verduras, tápalas con otras 4 láminas de pasticho y el resto de las verduras. Finaliza con 4 láminas de pasticho, una capa de bechamel y el queso gruyère rallado. Gratínala en el horno hasta que se caliente y se doren un poco. Adorna con unas hojas de perejil.

Consejo:
Si preparas la bechamel antes de montar el pasticho, riégala con un buen chorro de leche. De esta manera, no se le formará costra. En el momento de utilizarla, caliéntala un poco y mezcla bien con una varilla hasta que la leche se integre en la bechamel.