La coordinadora humanitaria de la Organización de las Naciones Unidas para el Territorio Palestino Ocupado, Lynn Hastings, solicitó hoy a Israel que detenga todas las demoliciones de viviendas palestinas y permita que la comunidad humanitaria proporcione condiciones básicas para la subsistencia, según reportaron medios locales.
"Como hemos señalado anteriormente, las situaciones en las que las comunidades se ven presionadas para mudarse aumentan un riesgo real de traslado forzoso", dijo la alta funcionaria de la ONU.

"Ayer visité la comunidad de Humsa - Al Baqai'a, que se encuentra a unos cientos de metros de una zona de tiro en el norte de Cisjordania. De conformidad con el proceso legal interno de Israel, las casas y las pertenencias de las familias que viven allí fueron demolidas o confiscadas cinco veces por las autoridades israelíes desde principios de febrero", expuso Lynn Hastings.

Lynn Hasting expresó además que "de conformidad con el derecho internacional, las autoridades israelíes deben detener de inmediato todas las demoliciones de viviendas”.  

La comunidad humanitaria debe proporcionar refugio, alimentos y agua a Palestina, reiteró Lynn Hastings. Tal demanda ocurrió tras la visita de la coordinadora humanitaria al área de Humsa al-Baqaia, al norte de Jericó, donde Israel demolió propiedades, y además confiscó recursos vitales para sus habitantes.   

La semana pasada la Autoridad Nacional Palestina (ANP) denunció que el Gobierno de Israel mantenía bloqueada la entrada de vacunas contra la Covid-19 a la Franja de Gaza, destinadas a inmunizar al personal que labora en salas de cuidados intensivos y en departamentos de emergencia.