Un joven de 19 años fue hospitalizado con miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, cinco días después de recibir su segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, informó la clínica médica de emergencias TEREM.

Según la clínica, aún no se ha confirmado con certeza que la inflamación se haya desarrollado como efecto secundario de la vacunación. Sin embargo, se han registrado varios casos de miocarditis relacionados con el COVID-19, según los Institutos Nacionales de Salud.

“El hecho de que los síntomas comenzaran inmediatamente después de la vacunación hace sospechar que una reacción inmunológica puede haber causado la inflamación”, dijo el Dr. Abdulhadi Farojeh, director médico del TEREM.

El joven recibió tratamiento en un centro del TEREM en Modi’in el domingo por la noche antes de ser trasladado en ambulancia para recibir más tratamiento al Centro Médico Shamir en Be’er Yaakov. Está siendo tratado en la unidad de cuidados intensivos.

Según el Dr. Badarnih Bahaa, el individuo había experimentado una aceleración de los latidos del corazón desde el momento de su segunda vacuna, junto con falta de aliento y dolores agudos que se irradiaban hacia su brazo izquierdo.

El TEREM le hizo análisis de sangre que revelaron la inflamación del corazón.

Sin tratamiento, la miocarditis puede provocar arritmias cardíacas e incluso la muerte. 

El joven de 19 años no tenía ninguna enfermedad subyacente antes del suceso.

A finales de diciembre, poco después de que Israel lanzara su campaña de vacunación, un hombre de 75 años de Beit She’an murió de un ataque al corazón unas dos horas después de ser vacunado, informó el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, el ministerio dijo que el hombre tenía condiciones preexistentes y había sufrido enfermedades del corazón en el pasado, determinando finalmente que la vacunación probablemente no estaba relacionada con su muerte.

En general, la mayoría de las personas que se vacunan tienen efectos secundarios leves, si es que los tienen, según los informes del Ministerio de Sanidad. Sólo varias docenas de personas han necesitado atención médica tras la inyección.


Furnte:israelnoticias.