Investigadores de la Policía recopilan pruebas y testimonios para determinar qué pasó con el economista de 33 años Jaime Zamora, cuyo cuerpo sin vida fue hallado en el shut de basuras del edificio donde vivía en Bogotá .
El grupo de criminalística fue alertado por los habitantes del complejo residencial, que no salen del asombro por el hallazgo del cadáver de uno de sus vecinos en una caneca de la basura.

“Solo saben ellos. Ojalá que encuentren una respuesta adecuada para que el resto de gente esté pendiente y sepa lo que pasa”, dice una habitante del sector.

Testigos aseguran haber visto el viernes por la noche al economista en una reunión con amigos en su apartamento. Según uno de los asistentes a la reunión, hubo consumo de bebidas alcohólicas.

El amigo de Zamora también les contó a los investigadores de la Sijín que el hombre había anunciado que iría al baño y luego de un tiempo, cuando lo echaron de menos y lo buscaron, no lo encontraron en ningún lado. Pensaron, dicen, que se había ido.
Fue solo hasta el día siguiente, el sábado a las 7:15 a.m., cuando una de las aseadoras que realizaba las labores de limpieza en el cuarto de aseo del sótano halló, dentro de una caneca negra, el cadáver del economista que se desempeñaba en el área de importaciones en una reconocida aerolínea.

“El primer análisis por parte de este grupo de criminalística observa que no hay un hecho violento. Continuará la investigación”, comentó la mayor Nohora Ñustes, comandante de la estación de Policía Teusaquillo.

La principal hipótesis apunta a que Jaime cayó por el ducto de basuras desde el segundo piso y la investigación de las autoridades se centra en determinar si el profesional fue lanzado o se trató de un accidente.