Miembros del Ejército de Colombia reportaron este martes haber encontrado el día anterior a una menor de edad que sobrevivió al bombardeo realizado por la fuerza militar a un campamento de un grupo armado irregular el pasado 2 de marzo en las inmediaciones del municipio Calamar, departamento de Guaviare.

Según se ha podido conocer, la menor, de 16 años de edad, habría sido reclutada por el grupo armado irregular, y estuvo 20 días escondida en la selva, cerca de la zona del bombardeo en la vereda Buenos Aires, alimentándose con frutos silvestres.

Los informes indican que la menor se entregó a los soldados que patrullaban la zona, presentándose como sobreviviente del bombardeo. Sería la segunda sobreviviente de la que se tienen noticias fidedignas.

La menor, cuya identidad no ha sido informada, fue entregada el lunes a la Comisaría de Familia de Calamar, donde se le hicieron los respectivos chequeos y se le brindó la atención correspondiente. Un día después, fue trasladada a una sede del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para restituirle sus derechos.

Sin embargo, tanto la agrupación de víctimas de Calamar, como las autoridades de dicho municipio, declararon desconocer todo lo referente a esta menor hallada por el Ejército. "Puede que se trate de un tema de mucha reserva" para los militares, dijo Luz Aida Rey, enlace de víctimas de la municipalidad.

La acción armada en cuestión tuvo lugar el pasado 2 de marzo, mediante la cual el Ejército colombiano golpeó la estructura armada irregular del cabecilla conocido como "Gentil Duarte".

Durante la acción, la institución armada reportó 10 bajas por parte de la fuerza irregular, mientras que distintos actores ubicados en la zona, informaron unos 14 fallecidos, la mayoría (o todos) menores de edad.

A partir de estas denuncias, el Ejército negó que los caídos fueran menores, hasta que Medicina Legal confirmó la presencia de una menor de edad entre los fallecidos. No obstante los denunciantes se mantienen desmintiendo tales afirmaciones de las autoridades.

La menor hallada por los militares vendía a confirmar la presencia de menores en el campamento, algo por demás reconocido por las Fuerzas Armadas.

A raíz de los cuestionamientos, el ministro de Defensa, Diego Molano, acepó el conocimiento de este importante dato, defendiendo que, aún así, se bombardeara, diciendo que "allí no había menores, sino máquinas de guerra".