Hay animales con costumbres extrañas. La mantis religiosa hembra le corta la cabeza al macho durante la copulación. Pero, ¿qué hay de la babosa que corta su propia cabeza? Sí, parece verdaderamente extremo. Un grupo de científicos japoneses descubrió esta rara habilidad. Dos especies de babosas marinas son capaces de desacoplar sus cabezas del resto de sus cuerpos. No solo eso: hacen crecer un cuerpo nuevo en apenas un par de semanas.

A propósito
Existen muchos animales con habilidades de regeneración. La mayoría puede reemplazar pequeñas partes de sus cuerpos dañados o perdidos tras el ataque de algún depredador. Estas babosas del clado sacoglossa, sin embargo, pueden generar su cuerpo entero a partir de su cabeza. Es más, parecen desprenderse de sus cuerpos originales a propósito.

«Creemos que esta es la forma más extrema de autonomía y regeneración en la naturaleza», dijo Sayaka Mitoh. Es estudiante de doctorado en la Universidad de Mujeres de Nara (Japón) y autora principal del estudio. Fue publicado en ‘Current Biology’.

Mitoh se topó con este extraño fenómeno por accidente. Un día, vio la cabeza de una babosa marina sacoglossa Elysia cf. marginata rodeando al cuerpo del cual se había desprendido en un tanque. Sucedió en un laboratorio de su universidad. «Pensé que la pobre babosa moriría pronto», narró la científica.

Pero en lugar de morir, la babosa se mantuvo viva. La herida en la parte posterior de su cabeza sanó rápidamente. Y, luego, fue reemplazada por el comienzo de un cuerpo completamente nuevo. «Después de unos días, la cabeza comenzó a regenerar el cuerpo y pude ver los latidos del corazón. Fue increíble», contó Mitoh.

Recuperación extrema
Después de unas tres semanas, la babosa concluyó el proceso. Logró reemplazar el 80% del organismo que había perdido originalmente. Incluidos todos los órganos vitales sin los cuales vivió durante un largo período.

Además, el cuerpo decapitado puede continuar moviéndose y viviendo durante días o meses. Investigaciones posteriores revelaron que otra especie es capaz de lo mismo. La babosa marina sacoglossa, Elysia atroviridis, también presenta capacidades regenerativas similares. Es más, ciertos ejemplares pueden incluso lograr el truco incluso más de una vez. La babosa que corta su propia cabeza encontró una rival.